26 junio 2015

Nueva mina de Potasa en las Cinco Villas

Nueva mina de Potasa en las Cinco Villas
Quieren empezar las obras a finales de 2015
Empresa Geoalcali está tramitando y gestionando la obtención de todos los permisos necesarios para iniciar la explotación de una mina de potasa en Undués de Lerda (Comarca de las Cinco Villas). El objetivo, aseguran desde la propia compañía, es comenzar las obras a finales del año actual. Estiman un tiempo de vida para el proyecto de, como mínimo, 24 años y la extracción de 1 millón de toneladas anuales de potasa.

El proyecto Muga, como se ha denominado, tendrá una extensión de 113 km2 en los términos municipales de Undués de Lerda y Urriés (Aragón), Sangüesa y Javier (Navarra).
Las dos bocaminas estarán situadas en territorio aragonés, en concreto en Undués de Lerda, y la planta de tratamiento en Sangüesa.

Geoalcali prevé invertir alrededor de 229 millones de euros y estima una creación de empleo, “escalonada y progresiva”, que supere los 500 puestos de trabajo directos y los 900 indirectos. Aunque, en el primer año y medio, podrían llegar a los 1.000 puestos directos.

El proyecto lleva años siendo objeto de estudio. En abril de 2013, la compañía emitió un informe para la Administración Minera de Aragón, al que ha tenido acceso eldiario.es Aragón, en el que no solo se habla del proyecto Muga, sino también de la posibilidad de iniciar otra explotación en Los Pintanos (también en las Cinco Villas).

Además, se dan unas cifras que no tienen demasiado que ver con las que ahora aparecen en la web de la empresa. Siempre con la puntualización de que las cantidades se extraen de un “caso base”, afirman que se crearán solo 190 empleos directos durante la actividad, que la inversión ascenderá a los 150 millones de euros y que el tiempo estimado de vida será de 18 años. Se indica también que el beneficio bruto de la explotación (EBITDA) alcanzará los 81 millones de euros.

La empresa justifica esta diferencia en las cantidades en el hecho de que el proyecto ha tenido una evolución, “hemos ido teniendo cada vez más información y Muga es ya un proyecto maduro en el que se ha invertido mucho dinero y podemos calcular cada puesto de trabajo, cada lugar e, incluso, cada hora”.

Respecto al método de explotación, en el documento dice que sería subterráneo convencional en Muga y por disolución en Los Pintanos. En el apartado en el que explican los conceptos de la inversión, los 150 millones de euros se dividen en 35 mina subterránea, 18 mina disolución y 97 instalaciones de beneficio.

En la compañía aseguran que cuando se hizo el estudio se contemplaban todas las alternativas, pero que, en ningún caso, usarán el método de disolución: “Haremosminería convencional”.
“Pueden cambiar el medioambiente, el entorno y los modos de vida”

A principios del actual mes de junio se creó la “Plataforma no a las minas de potasa”. Formada, en un principio, por 25 vecinos de algunas de las localidades afectadas, entre ellas Los Pintanos y Undués de Lerda, aseguran que estos proyectos “pueden cambiar el medioambiente, el entorno y los modos de vida”, además de provocar “desastres ecológicos”.

Señalan que las minas de potasa han generado problemas de salinidad en la cuenca del Llobregat y que en la sierra del Perdón también conocen las consecuencias: “Dolinas y hundimientos, salinidad y sismicidad, asociada bien a la explotación o a la dejadez en el cese de la misma”.

Están preocupados, dicen, por la falta de información. En las charlas que ha realizado la empresa se dedican “a alabar las bondades económicas de los proyectos mineros y siempre se amparan en los puestos de trabajo que van a crear”. Marta López, portavoz de la Plataforma, afirma que no es el tipo de desarrollo que ha de tener esta zona, "que debería fomentar que se explotaran recursos más paisajísticos”.

Desde Geoalcali se defienden asegurando que en España, en el tema medioambiental, “si no haces las cosas ajustadas no te lo permiten, existen unas garantías jurídicas y procedimientos”. Señalan que será minería convencional, “no por disolución”, y que eso “no tiene nada que ver con el fracking”. En los años 60, recuerdan, ya hubo una mina de potasa en la zona, “pero los métodos cambian”

Respecto a la falta de trasparencia, apuntan que aún no ha terminado “la tramitación pública para la información del proyecto”. “Hacemos información objetiva y la ponemos en la web, somos absolutamente trasparentes”, afirman.

CHA teme que el beneficio se quede en Navarra

El pasado 31 de marzo, el presidente de CHA, José Luis Soro, visitó la zona acompañado, entre otros, del portavoz comarcal de CHA en Cinco Villas, Alberto Celma. Allí, además de mostrar sus dudas acerca de los métodos de extracción, apuntó que le preocupa que el proyecto deje “el beneficio de valor añadido en Navarra, mientras que la explotación de los recursos y el impacto ambiental se realizará en Aragón”.

A este respecto, en Geoalcali señalaron que “todos los impuestos que se generen irán para Aragón” y que el hecho de instalar la planta de tratamiento en tierras navarras es solo “cuestión de logística”.