09 septiembre 2015

Aragón reduce el número de Técnicos en Educación Infantil

Aragón reduce el número de Técnicos en Educación Infantil
El programa de apoyo a las aulas de tres años se puso en marcha el año 2002, y es uno de los servicios externalizados en la educación aragonesa. Han sido varias las empresas gestoras, que se han hecho cargo del servicio, incurriendo en diferentes tipos de abusos hacia las trabajadoras.

En la actualidad, la empresa gestora del servicio es Arquisocial, que en su primer año de gestión, el curso pasado, ya trató de recortar los contratos de algunas de las Técnicos en Educación Infantil.

Estos técnicos se encuentran en una situación laboral muy precaria: Actualmente tienen un contrato como trabajadores “fijos discontinuos”, es decir son contratadas en septiembre, para ser despedidas en junio. Además, su salario está asociado al número de horas trabajadas, con lo que es variable dependiendo de las vacaciones escolares.

“Se acerca el inicio del curso escolar, y otra vez estamos igual” nos relata una de las técnicos. “El día 7 de septiembre cuando la Diputación General de Aragón (DGA) envió el listado de los colegios que contaban este curso con una técnico de educación infantil ¿cuál fue nuestra sorpresa? El servicio se había reducido de los 84 colegios que disponían de este apoyo,en las aulas de 3 años a jornada completa el curso pasado, a poner el correspondiente apoyo solo a 62 colegios a jornada completa y 17, ni más ni menos, a jornada partida”.

Sorprende sin embargo, que ante la situación económica y laboral en la que se encuentran, su mayor preocupación reside en la educación y el apoyo a la infancia.”Parece que la Administración cree que será posible que los niños estén debidamente atendidos, única y exclusivamente durante tres horas al día, que los maestros sólo contarán con nuestro apoyo durante la mitad de la jornada laboral, que si un niño se hace pis encima durante esas horas que la técnico esté en el centro tendrán suerte, en cambio si lo hacen en el tiempo que nosotras no estemos allí, los papás tendrán que dejar sus puestos de trabajo y acudir al colegio a cambiarles”.

Desde el colectivo de trabajadoras se encuentran saturadas tanto por los desmanes de la administración, como por la inoperancia de la empresa, que mantiene poca o nula comunicación con ellas.

“Con el cambio de gobierno lo único que hicieron fueron promesas, promesas de volver a apostar por la calidad de la educación pública, promesas de mejorar, y perdónenme señores, ¿éste es el cambio que pretenden seguir? Aún están a tiempo de subsanar el error que cometieron este lunes” reclama esta técnico.