27 octubre 2015

Los sindicatos piden oposiciones al menos con un curso de antelación

Oposiciones al menos con un curso de antelación
Tanto los sindicatos como el Gobierno de Aragóntienen claro que se convocarán oposiciones a maestro en 2016, pero ese anuncio todavía no se ha hecho oficial, a ocho meses de la fecha de examen habitual. Esto es precisamente lo que denuncia el sindicato mayoritario en la enseñanza aragonesa, que reclama al Ejecutivo autonómico que anuncie la convocatoria con al menos un año de antelación. No hablan del número de plazas, porque entienden que este dato depende de las negociaciones de plantilla, pero sí, al menos, de la fecha de la convocatoria y de las especialidades que se ofertarán.

De lo contrario, se genera entre los opositores una “incertidumbre” que no les beneficia, afirma el coordinador del sector de Enseñanza sindical de Aragón, Alfonso Zafra. Es cierto, apunta, que el opositor empieza a prepararse cuando intuye que pueden convocarse plazas, pero no estudia con la misma “motivación” con que lo haría si lo supiera a ciencia cierta.

Un examen de esta envergadura, añade, conlleva que el opositor organice su vida laboral y familiar de una forma distinta o rechace un contrato temporal o un puesto de trabajo para dedicar todo su tiempo a estudiar cuando conoce la fecha del examen, como para que “luego no se convoquen”, sostiene.

No obstante, fuentes del Gobierno de Aragón (DGA) aseguran que habrá oposiciones a maestro en 2016, aunque todavía desconocen el número de plazas, ya que eso dependerá de las negociaciones que lleven a cabo con los sindicatos, y de las necesidades de los centros. Así lo trasladó también el director general de Educación de la Administración autónoma, Tomás Guajardo, en la mesa sectorial celebrada el pasado 17 de septiembre, donde los sindicatos volvieron a exigir una vez más que se hiciera el anuncio de forma oficial y se aclararan las especialidades.

Desde la DGA explican que, antes de ello, tienen que alcanzar un acuerdo de plantilla con los sindicatos, en función de las jubilaciones previstas para el próximo curso y las necesidades de cada centro. Y precisamente para abordar este asunto, además de otros como el concurso traslado o los puestos de difícil desempeño, este martes se reúne la mesa técnica, en la que participan varios de los sindicatos.

Desde los sindicatos reclaman que se elabore una “rejilla” acordada por todos para conocer el número de docentes necesarios en función de las especialidades o el número de alumnos, entre otras cuestiones.

“En los últimos cuatro años no hemos tenido ninguna rejilla. Nosotros hemos solicitado un número de docentes y la Administración nos ha dado otros sin ningún tipo de argumento, porque no habíamos llegado ni a un acuerdo mínimo, que es acordar unas plantillas”, lamenta.

Fuentes del Departamento de Educación prevén que este acuerdo de plantilla llegará a finales de enero y que será en marzo cuando se haga público el número de plazas, tras haber consensuado también la oferta de empleo. No obstante, señalan que confían en que este año se adelante un poco el proceso, ya que han empezado antes las reuniones con los representantes sindicales. Así lo confirma también Alfonso Zafra, quien asegura que las conversaciones son fluidas con la nueva Consejería de Educación, dirigida por la socialista Mayte Pérez.
Número de plazas sin concretar

El cálculo sindical es que el próximo año se convocarán al menos 349 plazas de maestro. Por un lado, 150 debido a una sentencia judicial del Tribunal Superior de Justicia de Aragón que obliga a sacar unas plazas no ofertadas en 2007 y 2011 y, por otro, las 199 que se quedaron vacantes en 2013 y 2014. A ellas habrá que añadir las que correspondan al curso 2015-2016. Las fuentes del Gobierno consultadas por eldiario.es van en la misma línea. Indican que se ofertará el 10 % de las plazas que se quedaron libres en 2013 y el 50 % de las plazas vacantes de 2014, más las de la sentencia judicial que, según el Ejecutivo autonómico, también se convocarán el próximo año.

Y a esta oferta habría que añadir todas las plazas que queden vacantes en el curso 2015-2016, ya que se subió la tasa de reposición al 100 %, pero desde la DGA no confirman que se vayan a convocar todas las de este periodo.

En la pasada legislatura, el Gobierno central estableció en 2013 una tasa de reposición del 10 %, es decir, las comunidades solo podían ofertar ese porcentaje de las plazas de funcionario que hubieran quedado libres por jubilación o fallecimiento. En el año 2014 subió la tasa de reposición al 50 % y para el curso 2015-2016, coincidiendo con el año electoral, al 100 %. Esto supone que las administraciones pueden ofertar hasta el 100 % de las plazas, pero no están obligadas a ello.