17 marzo 2016

Manifestaciones multitudinarias en apoyo a los refugiados

Concentraciones en cuatro ciudades aragonesas han mostrado el rechazo, enérgico, de la sociedad ante el preacuerdo firmado por el Consejo Europeo y el gobierno turco, que permitiría la devolución en grupo de miles de refugiados que permanecen varados en los diversos países de la denominada ruta de los Balcanes.

La situación más flagrante de negligencia y dejadez, por parte de los gobiernos europeos, se vive en Grecia, donde alrededor de 30.000 solicitantes de asilo, malviven en decenas de campos de refugiados preparados para un volumen de asistencia muchísimo menor.

Aragón ha querido mostrar su solidaridad con todas esas personas que huyen de una guerra, o bien han perdido la posibilidad de vivir dignamente en los diversos países de procedencia. A su vez, ha mostrado su rechazo al documento firmado por la Unión Europea (UE) y Turquía, que obligaría a la devolución en masa de refugiados hacia el país otomano, que a cambio de dinero, 6.000 millones de euros, actuaría como oficina de extranjería para los estados europeos.

Más de mil personas se concentraban en la Plaza del Pilar de Zaragoza, y varias decenas lo hacían en Huesca, Teruel y Alcañiz, mostrando su descontento con dicho documento, solidarizándose con la realidad de los refugiados y tratando de presionar a las instituciones para que el preacuerdo no llegue a hacerse efectivo.

Javier Alcober, del Observatorio de Derechos Humanos de Aragón, una de las decenas asociaciones convocantes, afirmaba con contundencia que las concentraciones tienen el objetivo de “hacer fuerza ante el gobierno español, para que no cierre en falso este acuerdo, que es inmoral e ilegal, vende a las personas a cambio dinero y vacía de significado los derechos internacionales y el derecho de asilo”. Además, ha advertido que “la solución es abrir vías seguras, y dar a cada uno los derechos que le corresponden según nuestras legislaciones y los tratados que hemos firmado. Cuando una persona pide derecho de asilo porque huye de una guerra, tienen derecho a que se le tramite individualmente o familiarmente. Pero no valen las devoluciones en grupo, no valen en la valla de Melilla, como no valen en Macedonia”.

En el mismo sentido se ha manifestado el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve. “Estamos aquí para expresar nuestra repulsa ante esta Europa a la deriva, cuyos líderes acuerdan cosas que están radicalmente en contra de todos los tratados internacionales y de protección a refugiados y de personas exiliadas de una guerra”.

Santisteve ha recordado que Zaragoza es una de las ciudades pioneras en de la red acogida a refugiados y que el consistorio ha reservado ya 200.000 euros en el presupuesto para acoger a solicitantes de asilo, así con firmado un convenio con el Gobierno de Aragón en este sentido, y contribuido con las oenegés Cruz Roja y ACCEM, encargadas a nivel estatal de la acogida a refugiados.

En cuanto a la bandera europea arriada a media asta en el balcón del ayuntamiento, Santisteve ha indicado que se quería expresar “que una ciudad, en una situación económica como la que nos encontramos, estamos ofreciendo todo este trabajo de forma generosa, y no es de recibo que el gobierno español siga escondiendo la cabeza debajo del ala, y no haciendo frente a la demanda de ciudades, que quieren ser dignas para con los valores que ha representado esa vieja Europa que se nos quieren cargar, y que nosotros vamos a seguir reivindicando”.

SOMOS sindicalistas Arainfo Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)