26 mayo 2016

“Pan, trabajo, techo y dignidad”: sábado 28 de mayo

“Pan, trabajo, techo y dignidad”, las Marchas de la Dignidad vuelven para tomar las calles
La crisis que desde el año 2008 atraviesa la UE es consecuencia de la aplicación de unas políticas basadas en la austeridad, la destrucción de los derechos laborales y sociales, y de la privatización de bienes comunes. Por lo tanto, soberanía, dignidad y solidaridad con los pueblos de Europa, se convierten en factores indispensables para la creación de un modelo de convivencia digno de cualquier democracia que se precie de serlo.

Para ello, las Marchas de la Dignidad Aragón han convocado este sábado 28 de mayo en Zaragoza, una manifestación a las 19.30 horas que partirá desde Glorieta Sasera. Al mismo tiempo, en Uesca, la lucha de las Marchas tomarán las calles también el mismo sábado 28 de mayo, a las 12.00 horas en la plaza Luis López Allúe. Movilizaciones que se repetirán en otras ciudades de los distintos territorios del Estado español.

Desde las Marchas de la Dignidad Aragón quieren recordar que “se constituyeron hace dos años con el objetivo de organizar y canalizar la indignación y las luchas unificando todas las proclamas en el lema ‘Pan, trabajo, techo y Dignidad’, asumiendo que este es un paraguas bajo el que caben todos los conflictos y luchas que se dan en nuestro territorio”.

Todo ello con la intención de “demostrar que sólo la unidad del pueblo puede hacer frente al poder económico, político e ideológico”. Así pues reclaman, “frente a la OTAN y las guerras: paz y solidaridad; frente a la Troika y el TTIP: soberanía; frente al patriarcado: igualdad, y frente a la represión: libertad”.

También afirman que “abandonar la calle para confiar sólo en las urnas puede llevarnos a dar un paso atrás, en lugar de hacerlo hacia delante”, y señalan en su manifiesto, “es imprescindible la unidad y la organización de las luchas, que las organizaciones políticas, los movimientos sociales y los sindicatos de clase tengamos las ideas claras para vencer este sistema esclavista dentro y fuera del Estado español”.

Para las Marchas de la Dignidad Aragón, “las instituciones son una herramienta pero no son un fin, el objetivo es que la mayoría social conquiste sus derechos y eso sólo es posible equilibrando las fuerzas y manteniendo un pie en las instituciones y mil pies en la calle, si perdemos ese equilibrio entramos en un juego que no es el de la clase trabajadora”.

Por lo tanto insisten en recordar que, “en Aragón existen 98.900 personas en situación de desempleo y unos 13.100 hogares a los que llega ningún tipo de ingreso”. Pero las cifras, bajo las que se esconden personas con nombres y apellidos, continúan, “la estafa hipotecaria se perpetúa, hay 40.000 hipotecas con cláusulas suelo, y si se declarasen nulas desde el principio, los bancos deberían en Aragón 1.200 millones de euros a unas 80.000 familias”.

En el entorno rural, el TTIP amenaza con llevarse por delante las ‘Denominaciones de Origen’ con la consiguiente ruina para miles de aragoneses y aragonesas que se ganan la vida en el campo. Por no hablar de los riesgos que supondría para nuestra seguridad alimentaria y medioambiental la implantación de la técnica del ‘fracking’.

El terrorismo machista se sigue cobrando vidas a lo largo de todo el Estado español, 37 mujeres han sido asesinadas en 2016, dos de ellas en Zaragoza. Y, en el terreno de la igualdad de género la brecha sigue aumentando, en Aragón el 76,3% de los contratos a tiempo parcial lo firman mujeres, así como también suponen el 57,2% de las personas en situación de desempleo.

Y concluyen, “la organización para la lucha es el único camino. El Pueblo no se suicida. Lo imposible para ellos son necesidades acuciantes para nosotros. Nuestra vida y nuestro futuro no se negocian, ni con banqueros delincuentes, ni con políticos corruptos. Mañana puede ser demasiado tarde”.

Reivindicaciones de las Marchas de la Dignidad:

– No al pago de la deuda. No a la Europa del Capital.

– Por el trabajo y el salario digno, empleo estable. Pensiones garantizadas.

– Contra la precariedad laboral y social, no a las reformas laborales contra los trabajadores y las trabajadoras. Renta Básica o trabajo garantizado y digno.

– Defensa de los servicios 100% públicos.

– Por el derecho a decidir de las personas, los pueblos y las naciones.

– Por la defensa de los derechos de la mujer y la lucha contra las violencias machistas. Por el respeto a las diversidades.

– Por un futuro digno para la juventud. No al exilio económico, no al paro juvenil.

– Contra la represión, derogación de las leyes represivas. Amnistía Social.

– No a los tratados entre gobiernos y transnacionales. No al TTIP.

– No a la OTAN. No a las guerras imperialistas.

– Por los derechos ambientales, no al fracking.

– Derechos para todas: ningún ser humano es ilegal.

– Por la gestión democrática y participada de nuestras vidas.

SOMOS sindicalistas Arainfo