11 mayo 2016

Teléfono 24 horas para víctimas de acoso escolar en Aragón

Aragón pionera en habilitar el primer teléfono 24 horas para víctimas de acoso escolar
La consejera de Educación, Mayte Pérez, presentó este martes el primer plan integral contra el acoso escolar en Aragón, una estrategia que “responde a las necesidades de una comunidad educativa del siglo XXI, que actualiza la normativa y los protocolos, introduce el análisis de las redes sociales y las nuevas formas de relación del alumnado e incorpora medidas pioneras” en el Estado español.

El Departamento de Educación ha mostrado desde el inicio una preocupación por la convivencia en las aulas aragonesas y ha detectado que la realidad social y educativa ha avanzado a un ritmo más rápido que la normativa y las acciones programadas desde la Administración”, afirmó Pérez. Por ello, ha diseñado una estrategia global contra el acoso escolar que se fundamenta en cinco pilares.

La consejera Mayte Pérez durante la presentación del plan integral contra el acoso escolar. Foto: DGA
El primero de ellos es la atención inmediata, integral y continuada. En esta línea, el Departamento ha creado un teléfono contra el acoso -900 100 456- que está operativo 24 horas, los 365 días del año y que se dirige a las y los menores que vivan una situación de acoso o que sean conocedores de ella. Este es el primer teléfono que se crea en el Estado gestionado desde un Departamento de Educación y ofrece atención personalizada, psicológica e integral.

Las llamadas están atendidas directamente por psicólogos y psicólogas infantiles. “El o la psicóloga ofrece escucha y apoyo emocional de manera inmediata y valora la situación, bien derivando a servicios de urgencia (Policía Nacional, Guardia Civil y/o asistencia sanitaria) en caso de situación de riesgo grave para el menor, o bien derivando al Departamento de Educación, que en coordinación con la Asesoría de Convivencia Escolar, iniciará un protocolo de actuación en el ámbito educativo (centro, Inspección, etc.)”, explicó la consejera.

Los casos se coordinarán semanalmente entre las y los psicólogos de atención del teléfono y la coordinadora del departamento, “orientadora y psicóloga con años de experiencia en la atención de situaciones en convivencia escolar”. “El caso se situará en el centro educativo, a través de la Asesoría de convivencia con un plan individualizado de intervención e informando a la inspección educativa. Habrá un seguimiento puntual del mismo”, añadió Pérez.

El número está ya operativo. Además, esta medida se acompañará de una campaña en los centros y en las redes sociales a través de un vídeo, cartelería y el hashtag #movilacoSOS.

La segunda línea de acción será la actualización de los protocolos de actuación. “Los actuales datan de hace una década y no responden a toda la realidad que se vive en los centros aragoneses”, advirtió Pérez. De este modo, “los nuevos protocolos supondrán una simplificación de los procesos, una información rápida a las familias y un plan individualizado de cada caso, que sitúe las acciones que hay que hacer, quién debe de llevarlas a cabo, cómo y qué ámbito, en el familiar, en el escolar o en ambos, y en su caso los grupos implicados en las actuaciones y evaluación del mismo”.

En tercer lugar, se abordará un cambio normativo. Se pondrá nombre al acoso. En la actualidad, la normativa no contempla este concepto específicamente y se engloba dentro de las conductas graves de convivencia en general (entre las que se incluyen cuestiones no relacionadas con el acoso), lo que impide tener datos específicos sobre estas situaciones.

Como novedad, la normativa introducirá la figura del observador. Hasta ahora, solo se hablaba de víctima y agresor. El Departamento de Educación considera clave involucrar a todas aquellas personas que conozcan que se está produciendo un caso de acoso escolar en su entorno.

Por último, en este capítulo se potenciarán las comisiones de convivencia de los centros con la incorporación de los servicios de orientación (hasta ahora las formaban el profesorado) y se resaltará el papel de las familias y de las y los alumnos. “Estas comisiones funcionarán desde dentro del centro y asesorarán al profesorado, analizarán las situaciones y servirán de cauce también para detectar posibles situaciones de acoso”, subrayó la consejera.

En cuarto lugar, se reforzará el trabajo de la asesoría de convivencia, un organismo que depende del Departamento de Educación y compuesto por técnicos en orientación educativa, trabajo social y asesoría normativa. Esta tendrá nuevas funciones como diseñar planes individualizados de intervención.

La siguiente línea será la formación. “Por un lado -continuó Pérez-, se está finalizando el programa de ciberayudantes y mediadores”, pionero en el Estado español, que este curso ha llegado a 43 institutos de Secundaria. “Estos centros han recibido sesiones formativas y ahora pasarán a la fase de implementación. Además, el próximo curso se extenderá el programa a otros IES y se ampliará a la Educación Primaria”, aseveró.

Por último, para “tener una foto de la convivencia en las aulas aragonesas”, el Departamento junto con la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza elaborarán el próximo curso 2016/17 unanálisis de las fortalezas y las debilidades del sistema educativo aragonés en materia de convivencia escolar y especialmente de las situaciones de acoso escolar.

SOMOS sindicalistas Arainfo