13 julio 2016

Agredido por la espalda un trabajador del COA

Un menor agrede por la espalda a un profesional de seguridad en el COA
Este martes tuvo lugar una situación de riesgo en el Centro de Observación y Acogida (COA) de Zaragoza que concluyó con la grave agresión y amenazas de muerte de un menor residente a un personal de seguridad, que actualmente se encuentra de baja. Este hecho es “una muestra más de las situaciones de desprotección que actualmente sufren menores y profesionales que los atienden en recursos residenciales de protección del Gobierno de Aragón”, lamentan desde Educadores en Lucha para recordar que tanto la consejera Mariví Broto como el director del IASS, Joaquín Santos, “no han tomado ni una sola medida para corregir esta grave y peligrosa deriva desde que ocuparan sus cargos hace ya casi un año”.

Según explica el colectivo, el incidente sucedió en la madrugada del martes cuando un trabajador de seguridad y un educador intentaron requisar al menor un objeto prohibido en el centro. “Por este motivo dicho joven intentó agredir al personal de seguridad, teniendo que ser contenido. Sin embargo, tras manifestar su intención de calmarse y ser soltado, el joven propinó dos patadas en la espalda a dicho profesional. Seguidamente abandonó el centro amenazando de muerte al personal seguridad diciendo pertenecer a una banda latina”, añaden.

Educadores en Lucha recuerda que desde hace más de un año, al igual que el Justicia de Aragón, llevan avisando de las “grandes dificultades” que padecen en los centros de menores de protección para “atender debidamente a perfiles con importantes necesidades, y que en ocasiones no permiten la protección a otros niños y niñas que residen en el centro”. También han denunciado que en otros centros de Aragón educadores han sufrido agresiones y lesiones, que “están siendo silenciadas tanto por la Administración Pública como por la entidades privadas que gestionan dichos centros”.

Al Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) le vienen reclamando “más medios y personal para dichos centros así como para los profesionales que trabajan con los niños y niñas desde el Servicio de Menores”. Tampoco, afirman, ha habido comunicación oficial ni pública desde Fiscalía de Menores, “a donde ya advertimos por escrito hace un año de esta peligrosa deriva de los menores en protección”. En este sentido, sostienen que la agresión de este menor, que “ya tiene varias denuncias pendientes”, es “de la suficiente gravedad como para tomar decisiones con mayor celeridad que permita proteger a los otros menores que residen en el centro”. “Es evidente que los tiempos y plazos judiciales no se corresponden con la realidad y necesidades de los menores, quienes van acumulando denuncias con una mayor escalada de violencia siendoles impuestas finalmente medidas judiciales cuando la situación del menor ya está muy deteriorada”, asevera Educadores en Lucha.

Por otra parte, aseguran que desde que el director del IASS, Joaquín Santos, firmara el pasado verano la adjudicación del COA “sin atender a ninguna de nuestras peticiones y advertencias”, la atención a las y los menores y las condiciones laborales de los educadores “se han deteriorado peligrosamente en este recurso residencial”. “Pese a que la consejera Broto, quien antes de las elecciones autonómicas se comprometió por escrito públicamente a solucionar el conflicto del COA, manifestó que iba a vigilar al ‘milímetro’ la gestión del COA no ha implementado ni una sola mejora en este centro residencial, ni ha contestado a ninguno de los numerosos escritos de denuncia que les hemos enviado por registro”, apostillan.

Para Educadores en Lucha “si grave es el silencio de los políticos gobernantes, peor son las mentiras vertidas recientemente por el director del IASS, quien afirmó que en Aragón todos lo menores en protección con necesidades especiales tienen plaza en el recurso terapéutico adecuado y acusó a los educadores del COA de no intervenir en las situaciones de riesgo denunciadas, siendo la gran mayoría de ellas fuera del centro”. A este respecto, manifiestan: “En vistas de estas declaraciones ofensivas para los menores y acusatorias a los educadores desentendiéndose por completo de su responsabilidad, hemos solicitado la dimisión del director si no rectifica y pide disculpas públicas. Sin embargo, aquí no pasa nada, nadie toma cartas en el asuntos, los niños siguen siendo silenciados, olvidados, y ahora ya, hasta ofendidos sin que haya consecuencias ni responsabilidades”.

Por último, Educadores en Lucha recuerda que su colectivo, que representa a educadores y educadoras del COA, lleva más de año y medio de huelga por “la grave precarización del último concurso del centro” que “pone en riesgo la atención a las y los menores y empeora notablemente las condiciones laborales de los educadores”. De este modo expresan: “Lo lógico sería estar negociando medidas como una salida de incendios para el centro, un aula informática, un gimnasio, incorporación de profesionales especializados, recursos y personal que tienen los menores de reforma y no los de protección. Sin embargo, tan sólo pedimos mantener las mismas condiciones de atención y laborales del anterior concurso, incorporar un profesor para los niños no escolarizados y la readmisión de los educadores veteranos que han sido represaliados y echados a la calle. Por estas mínimas reivindicaciones estamos sufriendo bastante, muchos compañeros de baja, otros que han abandonado el trabajo y el caos del centro no importa a nadie. Sabemos que el objetivo del IASS es acabar con nosotros porque somos un colectivo que les incomoda, pero insistimos en que vamos a seguir denunciando públicamente todas las situaciones de desprotección que observemos, al igual que hace el Justicia de Aragón, aunque esta actitud tenga como precio nuestro puesto de trabajo”.

SOMOS sindicalistas Arainfo | Imagen Diego Díaz