21 julio 2016

Comienza la destrucción del patrimonio cultural de Averly

Comienza el derribo de Averly
Las máquinas de la constructora Brial comenzaban la demolición de las naves no catalogadas de la fundición Averly en la mañana de este jueves, tras no haber llegado a ningún acuerdo con el equipo de gobierno de la ciudad de Zaragoza, en las conversaciones mantenidas en el último mes.


La villa-factoría Averly, ubicada en el paseo de María Agustín, 59, de Zaragoza, es un conjunto histórico de carácter industrial único por World Monuments Fund  (WMF), un tercio del cual: la entrada principal, la vivienda de la familia, el edificio de oficinas, el taller de ajuste, la red y dependencia de canalización de aguas, la red de transporte interno, el archivo de la empresa Averly, y algunos bienes muebles, está considerado como Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés desde 2013.

Con el comienzo del derribo, Averly deja de ser un conjunto arquitectónico, para pasar a ser devorado por la especulación constructora, dejando atrás la posible permuta de la parcela por otras en propiedad del Ayuntamiento de Zaragoza, como se barajaba desde el área de urbanismo del consistorio.

Según ha declarado la constructora en una nota de prensa dicha permuta “ha sido inviable llegar a un acuerdo debido a diferencias en la valoración de la edificabilidad, a las indemnizaciones que el Ayuntamiento tendría que asumir si se frustrara la permuta para preservar los derechos de la propiedad y por impedimentos jurídicos”.

Las reacciones al derribo no se han hecho esperar. La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) relataba a través de las redes sociales el inicio de la demolición. “Ya es tristemente visible la acción de las máquinas sobre una de las importantes naves del Bien Industrial más importante de Aragón y uno de los principales de Europa. Están destruyendo ciudad, destruyendo memoria, destruyendo cultura”.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza mostraba su más “enérgica repulsa ante el derribo de dos naves de la factoría de Averly que en estos momentos está llevando a cabo la constructora propietaria de los terrenos. Manifestamos nuestra sorpresa e indignación frente a un derribo al que la ciudadanía zaragozana y numerosos organismos culturales nacionales e internacionales se habían opuesto, y ante el que se habían abierto cauces de diálogo y ofrecido distintas alternativas para evitarlo”, declaraban desde la federación de vecinales.

Las protestas por el inicio del derribo llegarán esta tarde a las calles de la ciudad, con dos concentraciones que tendrán lugar a las 17.00 horas en la puerta de Averly, y a las 19.00 horas en la Plaza de España de Zaragoza



SOMOS sindicalistas Arainfo | Imagen Pablo Ibáñez