20 julio 2016

La municipalización de la depuradora de l’Almozara, gran ahorro

La municipalización de la depuradora de l’Almozara ahorraría más de 500.000 euros anuales a Zaragoza
La gestión pública, y sin concesionarios, de la Planta de Recuperación de Aguas y de la Estación Depuradora de Aguas de l’Almozara ahorraría a las arcas del Ayuntamiento de Zaragoza un total de 512.730,63 euros anuales, según se desprende de los dos últimos informes redactados por los técnicos de Ecociudad Zaragoza, uno jurídico y otro económico, y de los pliegos para una nueva licitación instados en el ayuntamiento por Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Ciudadanos (C’s) y Partido Popular (PP).

En la actualidad ambas plantas se encuentra en manos de Drace Infraestructuras, filial de la constructora ACS, tras una prórroga extraordinaria de seis meses, conseguida gracias a la presión del grupo socialista municipal, que en el mes de marzo alardeaba de haber “forzado” a la redacción de unos nuevos pliegos, así como de conseguir alargar la contrata hasta la celebración de un nuevo concurso.

Los últimos informes desmienten las interpretaciones socialistas, que aseguraban que la gestión directa de la depuradora de l’Almozara sería más costosa para las arcas municipales. Tanto el informe jurídico, con abundante jurisprudencia, como el económico advierten que, manteniendo la estructura actual de trabajadores y trabajadoras y siendo subrogados los contratados por Drace Infraestructuras a Ecociudad Zaragoza, el ahorro en la gestión anual de esta planta superaría el medio millón de euros.

La prórroga de la que disfruta Drace Infraestructuras vence el próximo mes de octubre. Por el momento se desconoce la fecha para una nueva reunión del Consejo de Ecociudad Zaragoza, la sociedad de capital público encargada de la gestión y depuración de aguas, pero se entiende que no podrá demorarse más allá de septiembre y que será en esta reunión donde se decida, o bien licitar nuevamente la gestión de estas dos plantas, o bien remunicipalizarla.

La defensa de la gestión de Drace Infraestructuras por parte de PSOE, PP y C’s, o al menos, las trabas para la remunicipalización del servicio, no parecen poder sostenerse con ningún argumento. Si los dos últimos informes de los técnicos de Ecociudad Zaragoza advierten del abaratamiento del servicio con la gestión directa, desmontando las tesis que argumentaban un encarecimiento, la gestión realizada por Drace Infraestructuras carece de defensa posible.

La filial de ACS ha incumplido en repetidas ocasiones el pliego de condiciones. En el momento de hacerse cargo del servicio, eran 25 las personas empleadas en las plantas depuradora y de recuperación de aguas de l’Almozara, siendo la plantilla en la actualidad de 22 personas, pese a que el pliego de condiciones exige 24 contratados. Para ello, Drace se valió, según denunciaron los sindicatos, de varias argucias, como fue empadronar en Zaragoza a un trabajador madrileño de la empresa, o afirmar que el trabajador externo subcontratado para trasladar los lodos, formaba parte de esos 24 trabajadores exigidos por el pliego. Unas decisiones que eran conocidas por el Gerente de Ecociudad Zaragoza, Miguel Ángel Portero.

Pero no solo eso, sino que el incumplimiento de los pliegos afectaba también al mantenimiento de ambas plantas. Desde el colectivo de trabajadores aseguran que la empresa no cumplía con los mantenimientos preventivos ni correctivos, achacando a Drace Infraestructuras la culpabilidad del deterioro de la planta de l’Almozara.

Por último, la contrata se comprometía a realizar mejoras por valor de 212.000 euros, una cantidad de la que no invirtió ni un solo euro en el primer año, y en la actualidad, tras dos años y medio de gestión, ronda los 40.000 euros, una cifra muy alejada de la supuesta para mejoras. Tras la protesta de los sindicatos, la empresa buscó modificar el cien por cien de los conceptos de mejora, unos cambios que pudieron provocar la modificación de documentos, supuestamente falseando fechas, lo que ha obligado a que la fiscalía llame a declarar tanto al gerente de Ecociudad Zaragoza, Miguel Ángel Portero, como a los técnicos de la sociedad municipal y a Drace Infraestructuras, que pasarán por el juzgado este mismo miércoles.

La defensa de este tipo de gestión, y la enconada lucha de algunos representantes políticos contra los procesos de municipalización, comienzan a sacar a la luz ciertos comportamientos de connivencia a tres bandas. Técnicos municipales, representantes políticos y grandes empresas constructoras, que se han hecho cargo de muchos de los servicios municipales, parecían vivir ajenas a las necesidades de gestión eficaz que la ciudadanía, excesivamente gravada de impuestos directos, solicitaba y disfrutaban de unas relaciones cuando menos sospechosas entre licitadores, gestores y licitados.

El ahorro de más de medio millón de euros anual de las arcas consistoriales debería ser apoyado y admitido por todos los grupos municipales, para terminar viéndolo como un triunfo de la gestión, no solo del equipo gobierno de una ciudad, sino de un consistorio eficaz que avanza hacia una ciudad mejor. Sin embargo, y pese a la evidencia, probablemente veamos un enconado debate en el próximo Consejo de Ecociudad Zaragoza, quién sabe debido a qué intereses.

Los últimos informes desmienten las tesis de PP, PSOE y Ciudadanos, partidos que impulsaron la redacción de unos nuevos pliegos con la intención de volver a subcontratar el servicio, y aseguran que la gestión directa de las plantas de recuperación y depuración ahorraría un 29% de gasto a las arcas municipales

SOMOS sindicalistas Arainfo | Imagen Ayuntamiento Zaragoza