14 julio 2016

Seis meses sin cobrar en el centro de préstamo Zaragoza

La plantilla del Centro de Préstamo de Zaragoza continúa sin cobrar las nóminas después de seis meses
El Centro de Préstamo es un servicio del Ayuntamiento de Zaragoza, gestionado por el Consejo de la Juventud de Zaragoza, y está destinado a prestar el material necesario a las asociaciones y centros de enseñanza para el desarrollo de sus actividades culturales y asociativas. Se ofrece material de acampada (pabellones de servicio, tiendas de acampada, camas de lona, mantas…), de vídeo, sonido, proyección, fotografía, mesas, sillas, expositores, escenarios, etc.


Los trabajadores y trabajadoras de este centro llevan seis meses sin cobrar sus nóminas por un trabajo que realizan diariamente. Esta situación se repite desde hace 5 años cuando realizaron su primera huelga en 2011. Para conocer de cerca la situación actual por la que atraviesan, desde AraInfo hemos entrevistado a uno de sus trabajadores.

Nos cuenta, que el principal problema reside en que la fecha de cobro de las nóminas suele ser en agosto o diciembre. “Es cuando se terminan de resolver todos los trámites administrativos y burocráticos, y finaliza con un ingreso de una entidad bancaria, excepto el año pasado que fue el ayuntamiento el que pagó -nada más acceder Zaragoza en Común al consistorio-, de un préstamo que solicitamos y es con el que al final cobramos”, reconoce. De hecho recuerda, “hasta hace dos años [con el PSOE], el ayuntamiento nos ha llegado a pagar el 31 de diciembre a las 17.00 horas”.

Sin embargo, la raíz de este problema se remonta al año 1985, fecha en la que muchos servicios sociales tanto de Zaragoza como del Estado español fueron privatizados, asumiendo la gestión empresas privadas y entidades sociales sin ánimo de lucro. Dichas empresas privadas, a diferencia de las entidades sociales, cobran un beneficio por la gestión, por lo que no tiene un problema de liquidez con sus trabajadores y trabajadoras.

Para poder cobrar es necesario que el convenio del año anterior se haya cerrado y justificado, “entonces se empieza a tramitar el convenio actual, que de momento no está firmado, con lo cual llevamos seis meses sin cobrar y trabajando por amor al arte, porque todavía no tenemos un compromiso político del ayuntamiento para que el Centro de Préstamo permanezca abierto este año”, asegura, “una situación que se lleva repitiendo desde hace veinte años”.

El principal problema se encuentra en la actual ley de subvenciones y convenios de la administración española, que deja a los municipios sin posibilidad de maniobra y sin alternativa. Un modelo en el que las entidades sociales, sumisas, tienen que acatar las consecuencias de no tener ni buscar beneficios económicos, factores que las deja en situación de inferioridad frente a las empresas ávidas de gestionar todo tipo de servicios sociales al menor coste.

Para el ayuntamiento actual, la situación debería mejorar, “pero políticamente, debido a una ley que depende del gobierno central, tienen una penalización grave si no pagan primero a los proveedores y a los adjudicatarios”. Así pues, les pagan primero a ellos porque si no les penalizan, y a los y las trabajadoras como no sufren penalización por demorar el pago, lo hacen cuando vence el convenio.

Este año ya se han reunido con el personal del consistorio. “Nos han dicho que les gustaría cambiar las cosas, pero parece que, según dicen, están atados de pies y manos”. Aunque lo ideal, según este trabajador, sería la sustitución del modelo actual de gestión, “ya que después de tantos años, con gobiernos de todo tipo, la situación sigue igual, es decir, ya no es cuestión de voluntad a la hora de pagar, es necesario sustituir el modelo”, asevera.

Por otra parte, el Consejo de la Juventud, que es una entidad social, gestiona el Centro de Préstamo de manera “gratuita” y además suele cobrar por la gestión de todo el año entre ocho e incluso doce meses tarde, lo que deja a los y las trabajadoras en una situación insostenible.


1.585 asociaciones y 174.962 personas se benefician de este servicio de préstamo

Por este centro, pasan sindicatos, asociaciones culturales, asociaciones musicales, centros de enseñanza, centros de tiempo libre, fundaciones, casas de juventud, entidades sociales y del ayuntamiento, asociaciones de mayores y organizaciones políticas, entre otras. En total, el centro tiene una lista de 1.585 asociaciones que se benefician de este servicio de préstamo de material, unas cifras a tener muy en cuenta.

Cabe destacar, que la utilidad del centro es fundamental sobre todo para asociaciones y centros de enseñanza. El año pasado hubo 723 retiradas de material de 266 asociaciones diferentes, de las que el total de personas que se beneficiaron de estos servicios fueron 174.962. “Y este año, al ritmo que vamos, serán cifras similares”, nos explica el trabajador.

“Si seguimos aquí es porque creemos en este tejido asociativo que beneficia a una serie de entidades y principalmente porque nos creemos el proyecto”, reconoce. La plantilla está compuesta por cinco personas, “dos en el Centro de Préstamo, otra persona en el Servicio para Asociaciones Juveniles y dos trabajadores internos del Consejo, que son los que se encargan de hablar con el ayuntamiento para solicitar cualquier tipo de cosa, y los que preparan el programa de actividades del Consejo internamente”.

Si llegara un momento en el que una entidad con ánimo de lucro se hiciera con la gestión, para este trabajador, “sería beneficioso porque nosotros cobraríamos, pero de esa forma se perdería la esencia del servicio”, algo que sin duda no quieren que ocurra. “Lo que sucede es, que mientras tanto el actual modelo se sostiene por la labor que realizamos las cinco personas que estamos en plantilla”, y aun sin cobrar.

Por un modelo de igualdad, de democracia participativa y de justicia

Por estos motivos, los y las trabajadoras reclaman un modelo de igualdad, de democracia participativa y de justicia. “No queremos modelos clientelares ni modelos que generan desigualdad en el trato”, afirman los y las trabajadoras en un comunicado. “Al igual que nosotros, otro colectivos y entidades sociales están viviendo realidades parecidas”, es decir, sin poder cobrar, o que se presente el escenario en el que el convenio o la subvención llegue tarde e hipoteque a las entidades y a los proyectos tan necesarios para la ciudadanía”, aseguran.

“Nuestro objetivo es responsabilizar a las diferentes administraciones de esta situación. Pero somos conscientes de que el gobierno municipal actual, que lleva un año en su mandato, no es el único responsable, sino el modelo implantado desde hace 30 años. Un modelo que prima lo privado en lugar de lo público”, concluye el comunicado.

SOMOS sindicalistas Arainfo | Imagen Sergio Gracia Solanas