03 junio 2015

061 Aragón, medio año de huelga

061 Aragón, medio año de huelga
061 Aragón
Colectivo de trabajadores y trabajadoras del 061 denunciaba el pasado sábado la falta de solución por ninguna de las partes implicadas ante un conflicto que sea alarga ya más de seis meses y que parece invisible para la población debido a unos servicios mínimos exigidos que impiden el ejercicio del derecho a huelga.

Un conflicto que se alarga en el tiempo

Un conflicto que se origina en 2013 con el inicio de modificaciones unilaterales al calendario laboral por parte de la Gerencia de Urgencias y Emergencias Sanitarias 061 ARAGÓN (061 Aragón) y del SALUD.

Es en este año en el que los trabajadores ven modificados tanto los turnos de noche como los de días festivos, según 061 Aragón como “meros cambios cosméticos, mínimos y sin importancia”, pero que las trabajadoras declaran no han sido comunicados nunca al órgano competente, la junta de personal. “Ninguna de estas modificaciones del calendario laboral han sido nunca comunicadas al órgano competente para ello: la Junta de Personal del Sector sanitario II. Son por tanto, todas ellas, irregulares e ilegales o a-legales”, declaran en un comunicado.

Sin embargo, y pese a la dificultad de adaptarse a unos turnos no comunicados a la junta de personal, que no alargaban las jornadas, pero que dejaban a la mayoría de trabajadores sin conocer la duración real de las mismas, estas modificaciones siguieron siendo efectivas hasta finales de 2014.

Es en estas fechas cuando aparece un nuevo calendario, que según la plantilla “alguien dejó en las instalaciones”, de nuevo sin comunicación a la junta de personal. “De un calendario laboral constituido a partir de una secuencia de 14 turnos alternada, por tanto abarcando 28 días, repetida “ad infinitum”, lo que distribuía de forma uniforme a los 28 médicos de la Unidad, se ordenó unilateralmente y sin explicación alguna, pasar a un calendario que pretendía presentar una secuencia de 10 turnos alternada, por tanto que abarcaba a 20 días y a 20 médicos, cuando la plantilla orgánica es de 28”.

Esa nueva organización del trabajo dejaba a dos médicos en un “turno” en el que se veían obligados a trabajar una noche sí y una no, con el consiguiente trastorno horario. Los otros seis médicos restantes de los 28 de plantilla, tendrían el resto de los turnos, es decir, no harían ningún turno de noche, algo que según los empleados “consagraba la discriminación absoluta del personal médico de nuestra Unidad (SUAP): de los 28 médicos que forman la plantilla orgánica, todos con la misma categoría profesional, con la misma actividad, en la misma unidad, con la misma responsabilidad. Seis dispondrían de una rueda, secuencia, calendario específico, otros dos serían maltratados hasta lo inhumano, y los 20 restantes tendrían otra secuencia o rueda distinta a las de los anteriores y distinta a la vigente hasta ese momento”.

Es este hecho el que provocaría que el personal de la Unidad, de todas las categorías profesionales solicitara ir a la huelga, además de intentar acceder a negociar, no ya con la empresa, sino con la Dirección de Recursos Humanos del SALUD.

En esas fechas el SALUD adjudicó la Productividad Variable del año 2013 a todo el personal, en forma de días de libre disposición, en lugar de dinero. En todas las Áreas, Sectores, Centros, de todo el SALUD, se adjudicaron 4 días a todo el personal. Salvo en el 061 Aragón, que de nuevo y unilateralmente decidió adjudicarlo según un método específico: adjudicaría esos días sólo a aquellos trabajadores que se hubieran apuntado a lo que el equipo de Gerencia de 061 Aragón denomina “grupos de trabajo”, un complemento formativo impartido en horario extra laboral, que, según los trabajadores “no es más que una forma de comprar al personal”, además de denunciar que “esto mismo, ha sido repetido en este mes de mayo de 2015, en este caso con dinero, para la Productividad Variable de 2014. En ningún caso, ni en la Productividad Variable de 2013, ni en la de 2014, se ha evaluado de ninguna forma, ni objetiva ni subjetivamente la actividad asistencial o no asistencial realizada por el personal del 061 en su tiempo de trabajo, que es lo que debiera haber servido como criterio para adjudicar dicha Productividad Variable. Así se ha hecho en todo el resto del SALUD”.

A vueltas con el calendario

Desde el 3 de diciembre de 2014 hasta el 19 de febrero de 2015, el comité de huelga de SUAP ha mantenido 5 reuniones en el SALUD, en torno a una mesa de negociación con dos de las Directoras de nuestra Gerencia: las Directoras Médica y de Gestión y Servicios Generales. Teniendo como mediador al Director de RRHH del SALUD. En todas ellas el comité de huelga ha entregado una propuesta de calendario igualitario en el que médicos, enfermeros y conductores tuvieran la misma jornada, algo que ha sido siempre rechazado por 061 Aragón, proponiendo nuevos calendarios que han vuelto a ser rechazados por el comité.

En la actualidad las trabajadoras continúan sin un calendario laboral anual, una situación que se soluciona con calendarios mensuales impuestos, lo que imposibilita incluso pedir los días de vacaciones.

Un conflicto que parece enrocado en un punto concreto: los “grupos de trabajo”. En la actualidad Gerencia continúa solicitando la incorporación de los trabajadores a esta práctica, que ellos mismos consideran “horas extra” no remuneradas. “Es la evaluación cuantitativa y cualitativa de nuestra actividad asistencial lo que debiera ser evaluado, y no la pertenencia o no a grupos de trabajo que en realidad, si algo son, son horas extraordinarias, o no son nada”.

Además, advierten que “somos personal sanitario y no sanitario, de urgencias, que nuestro compromiso con la Sociedad, con la Gerencia de 061, con el Servicio Aragonés de Salud, consiste en atender con calidad y rapidez todas aquellas demandas de asistencia sanitaria, que se produzcan en el ámbito de urgencias extra-hospitalarias de Aragón”, y consideran que es en base a ese trabajo como deberían ser evaluados. Entienden que los calendarios impuestos unilateralmente son más un desagravio por la no participación en estos “grupos de trabajo”, generando desigualdades en la plantilla.

Una situación que ha obligado a decidir ser participes de estos “grupos de trabajo”, no sin continuar manifestando “por escrito y registrado, nuestro total desacuerdo y rechazo al método impuesto. Reconociendo que es una postura aparentemente incoherente, no disponemos de más opciones”