28 diciembre 2015

“Queremos escuelas libres de transfobia y acoso escolar”

“Queremos escuelas libres de transfobia y acoso escolar”
Alan fue uno de los primeros en Catalunya a los que, a principios de mes, un juez autorizó a cambiar su nombre en el DNI y en los documentos oficiales, tras un proceso en el que contó con el apoyo de su familia. Alan sufrió acoso en su centro escolar durante mucho tiempo, por lo que tuvo que ingresar con un diagnóstico de “depresión” en el Hospital Clínic de Barcelona.

Ha sido la madre del menor la que ha informado del suceso a la asociación en un comunicado: “Siento en el alma tener que dar esta terrible y triste noticia. Nuestro hijo Alan se quitó ayer su corta vida de 17 años. No pudo con la presión de la sociedad y nos ha dejado para siempre. Muchas gracias por todo vuestro apoyo recibido”.

Chrysallis, por su parte, ha manifestado: “No hay palabras para acompañar este dolor ni para expresar la indignación, frustración y vergüenza ante unas administraciones que nunca llegan a tiempo, que van siempre por detrás de las necesidades de la infancia y adolescencia transexual”.

En repulsa a los motivos que han llevado a Alan a suicidarse, entidades LGTBI y la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis se han concentrado este domingo a las 17.00 horas en varias ciudades con el lema “Queremos escuelas libres de transfobia y acoso escolar”.

En Zaragoza la protesta ha sido en la plaza de España. En Binéfar ha tenido lugar en la avenida Aragón, junto a la plaza del Quesito. Además, se han celebrado concentraciones en Barcelona, Madrid, Las Palmas, Donostia, Burgos, Sevilla, València y Benalmádena.

En Binéfar, el concejal de Igualdad y la concejala de Juventud del ayuntamiento han acompañado a una veintena de personas en el acto organizado por el colectivo LGTBI La Llitera en memoria del joven fallecido a causa de la transfobia que sufría en su centro educativo. Durante la concentración se ha leído un manifiesto donde han exigido “a la administración, la justicia, los agentes sociales, centros educativos que no abandonen a los jóvenes transexuales ni aquellos que sufren bullying u homofobia”. El manifiesto también recordó que “todos somos culpables del asesinato social de Adán que a pesar de tener reconocida su identidad, esta le llego tarde y la transfobia pudo con él”.

El colectivo LGTBI La Llitera solicitará una reunión con la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento así como con el consejero de Bienestar Social de La Llitera, agentes sociales y los centros educativos para “planificar y actuar entre todos ante cualquier caso de homofobia y bullying que pudiera producirse”.

SOMOS sindicalistas arainfo, imagen: colectivo LGTBI La Llitera