10 febrero 2016

“Persiste la desatención en el COA ante la pasividad de Intress y DGA”

Educadores en Lucha: “Persiste la desatención en el COA ante la pasividad de Intress y DGA”
Desde hace más de un año Educadores en Lucha vienen denunciando cómo el sistema de protección de menores en Aragón es “incapaz de atender a niños y niñas con necesidades especiales” y califican de “inadmisible” la “pasividad del Gobierno de Lambán” ante este “maltrato institucional”.

Desde el colectivo, advierten que esta grave realidad no sólo se da en el COA (Centro de Observación y Acogida). “Esta situación no es casual, ni puntual como manifestaron en noviembre fuentes del Gobierno de Aragón cuando Educadores en Lucha advirtió en otra nota de prensa de esta grave de desprotección”, señalan.

En un comunicado, Educadores en Lucha critica que “desde hace meses oímos repetir como si fuera una maldición: ‘No hay plazas, no hay plazas’. El sistema de protección está simplemente desbordado por el aumento durante los últimos años de niños y niñas cada vez más jóvenes con necesidades especiales, entre ellas trastornos de salud mental y adicciones a tóxicos”.

Sin embargo, Educadores en Lucha denuncia que estos menores no encuentran la ayuda necesaria en el servicio de protección, ya que “primero permanecen y superan el tiempo de estancia en un recurso de emergencia como el COA que no está preparado para atenderles adecuadamente”. Y posteriormente “en muchas ocasiones su situación empeora aún más al salir del COA”, ya que “de una forma cada vez más frecuente, y ante la falta de plazas en centros especializados, son derivados a recursos no adecuados donde cuentan con una supervisión educativa aún menor que la del COA y donde, pese a todos los esfuerzos de los educadores de estos centros, la situación de estos niños y niñas a los que la DGA debería proteger adecuadamente se deteriora poniéndoles en riesgo a ellos y a los que les rodean”.

El caso más evidente de “maltrato institucional”, según apunta Educadores en Lucha, es el que se viene viviendo en el Centro Juan de Lanuza desde el mes de octubre, donde se han venido derivando, pese a las quejas de los educadores, y de forma continuada, menores con perfiles no adecuados para un centro de sus características.

“Ello ha provocado un deterioro de la convivencia educativa que hace que en estos momentos peligre la integridad física de menores y educadores, dándose de forma continuada agresiones, incendios provocados, presencia de armas blancas y situaciones de violencia extrema”, alertan. No en vano son habituales las llamadas a la policía, incluso el pasado 12 de enero tuvo que intervenir en este centro la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional.

En este sentido, el colectivo considera importante resaltar que muchos de los y las menores residentes en Juan de Lanuza “nunca deberían haber pisado ese centro, sino uno adecuado a sus características y problemáticas”. Por otro lado, sostienen, “aquellos menores del Juan de Lanuza que presentan perfiles más autónomos y normalizados están viviendo un autentico infierno en este centro mientras que los educadores, desbordados, poco pueden hacer sin los recursos humanos, materiales y formativos necesarios para atender a estos jóvenes”.

“Las y los menores con necesidades especiales presentes en el centro Juan de Lanuza están allí simplemente porque el Gobierno de Aragón no tiene otro lugar donde enviarlos”, subraya Educadores en Lucha.

El Acuerdo Marco que regula el número de plazas de centros específicos firmado en 2013 y cuya vigencia finaliza este año ha resultado ser a todas luces insuficiente. “Esta realidad es conocida por todos los profesionales de base con los que interactuamos, Servicio de Menores, Psiquiatría Infanto-Juvenil, Educadores de Medio Abierto, Policía… Pero no pasa nada, tampoco Fiscalía de Menores ejerce su responsabilidad ante este desastre. Estos niños son silenciados y olvidados”, denuncian.

Educadores en Lucha advierte que mientras tanto en el COA continúa habiendo un gran número de menores con necesidades especiales que superan o están a punto de superar los dos meses de estancia para los que tampoco hay plazas en centros adecuados. “Nos preguntamos a donde irán estos menores, ¿a Juan de Lanuza?”.

Asimismo, manifiestan que también en el COA se están dando situaciones “en las que están corriendo riesgo físico algunos de los menores que allí residen fruto, una vez más, de lo inadecuado del recurso para las necesidades de los menores”. “Se han llegado a dar ingresos de urgencia en centros hospitalarios y bajas de educadores por este motivo”, aseveran.

Para Educadores en Lucha, en el COA “se suma la pasividad e inacción de la entidad gestora, Intress, con la del Gobierno de Aragón, que perpetúa el conflicto del COA desde hace más de un año”.

Portavoces de Educadores en Lucha critican que “siempre que denunciamos situaciones como estas hay declaraciones de algún miembro del Gobierno Aragón manifestando que los niños y niñas del COA están bien cuidados”.

“Tenemos que decir que esas manifestaciones son mentira. Sí, efectivamente los menores del COA tienen cama y comida, y a algunos menores se les puede proporcionar una propuesta de convivencia y educativa que les ayuda a sostenerse en lo que para muchos es el momento más difícil de sus vidas. Pero para otro gran número de menores los apoyos que se les pueden proporcionar desde el COA son absolutamente inadecuados y el equipo educativo poco puede hacer más que ver cómo se reiteran conductas de riesgo mientras se va deteriorando la salud mental y física de los menores”, apostillan en el comunicado.

Ante esta situación, Educadores en Lucha va a iniciar la creación de un documento que refleje la realidad de los centros de protección de menores de Aragón para cuya redacción van a invitar a participar a las y los educadores de todos estos centros.

SOMOS sindicalistas Arainfo